Publicado el

MILLÁS, ENCARECIDAMENTE (FIN DE AÑO, FIN DE CICLO)

Imagen

Algo me dice que esta imagen es la correcta, pero aun no sé muy bien por qué… Ya lo averiguaré. Por cierto: se trata de un hombre solo, atrapado por la mayoría enfurecida y estúpida. No puedo evitar sentirme identificado, aunque sea una guerra civil extranjera.

Leedlo: esto. Para haceros un poco más sabios.

Y luego que nadie me pregunte para qué sirve nada de nada, porque lo más importante no tiene cabida en un “presupuesto” o en un “mercado”… ¡O sí, pero es muy, muy difícil explicar en qué consiste ese particular tipo de “valor”, si no se experimenta en las propias carnes!… Sólo os diré una cosa: cuando os hayan arrebatado todo, si ese día llega (¡Dios no lo quiera!… aunque Él poco influirá en ello), lo intangible será lo más valioso; lo realmente imprescindible.

Pensad en ello mientras tecleáis con el “esmarfoun” una frase (con veinte faltas de ortografía) para el enésimo “guasap” del día…

¡Feliz año!

P. D.: Manteneos atentos, que en breve puedo poner en el blog datos o material MUY importantes.

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

2 Respuestas a “MILLÁS, ENCARECIDAMENTE (FIN DE AÑO, FIN DE CICLO)

  1. . ⋅

    Oh, vaya, gracias por el cumplido.
    ¿A tu hija también la tachas de inculta por ser adolescente? ¿O ese es un honor que sólo nos reservas a nosotros los bachilleres de artes?

    • Estimado anónimo/a:

      Tengo la impresión de que empezamos a conocernos un poco, ¿no es así?… Por el momento, sé que estudias el Bachillerato de Artes Plásticas: es un principio… Y para continuar, te haré reparar en el detalle de que yo, al contrario que tú, doy la cara: en este medio lo hago, y en otros muchos. Desde hace años me expongo y expongo, por tanto, lo que pienso; y planteo, con total franqueza y honestidad, lo que me preocupa y lo que me parece mal. No suelo atacar -o, simplemente, aludir- a los que no se lo merecen, pero es evidente que siempre me arriesgaré a que los que se sientan mentados, contraataquen; de algún modo: ¡por algo será!… Añadiré, antes de seguir adelante, que, con provecho ajeno o sin él, comparto con los demás lo que sé; mucho o poco (tal vez deberías centrarte en esa faceta mía, la cual te sería de más utilidad).
      Si no eres uno de los millones de propietarios de “esmarfouns”, mis disculpas: en ese caso es probable que sólo cometas faltas de ortografía -¿ocasionalmente, mi docto/a amigo/a?- en medios más tradicionales: ocurre hasta en las mejores familias; supongo que también en la mía. ¡Es más!: hasta yo mismo, alguna que otra vez, las debo cometer. Dicen que errar es de humanos, mi estimado y ofendido alumno/a. Pero otra cosa muy distinta es que te tomes a la tremenda -sí, un poquito sí- que se mencione el HECHO incontestable de que el 99,9% de “la peña” escribe en sus teléfonos móviles de un modo, al menos, “peculiar”. Tiene su porqué, su explicación, claro; pero es otro HECHO incontestable que un porcentaje muy significativo de ese 99,9% NO SABE hacerlo de otra manera.
      Por lo que respecta a ésa a la que aludes (de manera absolutamente gratuíta e innecesaria, mon/ma petit/e lâche), te aseguro que procura leer, escribir y esmerarse con el lenguaje como no lo hacen la mayoría de los mortales: bachilleratos (en todas sus modalidades), periodistas, doctores, catedráticos, carpinteros, políticos, barrenderos (los hay con carrera, me consta), mediopensionistas, interinos y de carrera, incluidos. Lo creas o no, puede que sea algo que ha mamado desde pequeña, en su casa, lo cual demuestra la importancia de una buena educación; y ésta, al contrario de lo que tú tal vez opines, tiene que ver con muchas más cosas que la mera acumulación de conocimientos. ¿Crees poder presumir, al menos, de esto?: ¡enhorabuena!… Pero no te pienses que será suficiente en tu vida alardear de “sabio”: hay demasiados en las cunetas de la Historia (o de la historia), por si no lo sabías. Si te hubieras tomado la molestia, al menos, de leer el artículo de Millás, acaso entenderías de qué demonios te estoy hablando, ¿no crees?…
      Si eres de los que leen y se esmeran en su escritura, mis parabienes. Si te han ofendido mis comentarios (mal entendidos por ti, me temo: para escribir bien has de aprender a leer bien), te ofrezco mis disculpas. Pero lo hago por cortesía, no por haber apreciado en ti merecimiento ni gallardía: sólo un aspaviento en secreto, oculto; una chulería de “héroe” incógnito, con máscara. Además, una impertinencia con muy poca gracia. ¿No te parece?.

      P.D.: Te aconsejo que, después de “nosotros”, en la segunda pregunta, escribas una coma. De nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s