Publicado el

46 años, sobredosis (homehaje a Philip Seymour Hoffman)

Se apagó esa mirada: una absurda aguja…

En la última película que Sidney Lumet llegó a dirigir, ya con ochenta y tres años, poco tiempo antes de morir, este hombre aun joven, que tal vez no era tan feliz como el bendito dinero y la sublime fama pudieran hacernos creer, interpretaba uno de los más desoladores y difíciles papeles que yo he visto en cine en mucho, mucho tiempo (y eso que le acompañaba en el reparto, inmenso, Albert Finney). Tan sólo por esa inmersión en la más terrible de las tragedias, el señor Hoffman debería ser recordado para siempre. Además, al parecer, el personaje que encarnaba, compartía con el verdadero Phil alguna de sus debilidades…

Tampoco se debería olvidar su perfecta composición en torno al complejo -y, como él, difícil, torturado y autodestructivo- personaje de Truman Capote (“Truman Capote”, Bennet Miller, 2005), que le proporcionó un Oscar (Marca Registrada, ya sabéis).

En Phillp Seymour Hoffman siempre me ha parecido vislumbrar una amargura profunda, entre tierna y desencantada; con un cinismo discreto y amainado, pero siempre a flor de piel. Su media sonrisa lo decía todo.

Como suele decirse, que descanse en paz (por fin).

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s