Publicado el

Bye, Bobby!

You´re right, Bobby!... Neither do I...

You´re right, Bobby!… Neither do I…

Tal vez debería plantearme algo muy seriamente: ¿cambio el nombre de este blog?; ¿debería pasar a ser llamado “Farewell for Good”, u “Obituarios”?… Puede que todo esto no sea más que una alegoría (involuntaria, por mi parte; o imprevista) para un mundo que se nos desmorona frente a nuestras propias narices.

Si a eso añadimos el hecho inexorable de haber alcanzado un servidor ya una cierta edad, entonces puede que el tono crepuscular no sea más que la consecuencia lógica y recurrente (cíclica) de un eterno-retorno inevitable. Sin embargo, no cedo ante una cierta sensación de certeza: estamos asistiendo al final y -en definitiva- a la decadencia de un mundo; de un cierto tipo de “civilización”… Por mucho que a los más avezados no se os escape que, detrás de las abrumadoras apariencias de culminación tecnológico-científica y de un estrecho y eficiente control del Hombre sobre su medio, en realidad todo se va pareciendo, cada vez más, a un regreso paulatino a eras remotas y oscuras… Dudo equivocarme.

Lo sé… ¡Bobby Womack!… Invitaría a mi otrora buen amigo, Luís Avín, a redactar este párrafo; o muchos otros: él tendría el talento y los conocimientos. A su lado me siento un aficionado (esto es algo que siempre fue así, y siempre lo será). Supongo que podréis leer algo escrito por él pronto, en alguna parte… Pero soy yo el que tiene que decir ahora unas palabras; en mi propio blog, que para eso lo tengo:

Bobby Womack, para mí, siempre estará asociado a una voz inconfundible, rasposa como la lija, negra como el betún; a esas enormes gafas de sol y al extravagante vestuario … Era un clásico del soul, una vieja gloria que, imagino, últimamente sobreviviría, más o menos, gracias a sus “royaltis”. Nunca alcanzó la gloria mundial, definitiva, de otros muchos, como Redding, Picket, Franklin, Brown, Ross, Wonder ni, por supuesto, la de la familia Jackson… Ni siquiera llegó al nivel de prestigio o popularidad de Curtis Mayfield, un relativo “desconocido”; al menos en estas latitudes.

Womack era un prestigioso compositor, que ya estaba dando guerra cuando su admirado Sam Cooke aun no había sido tiroteado por “error”… Miembro de los Valentinos, su grupo vocal y familiar, ya antes, incluso, de que los Beatles fueran medio-famosos…  Bobby era respetado por gente tan importante (aunque podríamos revisar mil veces este concepto: sería necesario) como los Rolling Stones o Rod Stewart.

Por mi parte, siempre recordaré, al escuchar su nombre, esas baladas hermosas y desgarradoras que se pueden escuchar (opino que medio-mutiladas por la producción, empeñada en aplicar esos precipitados y demasiado fáciles “fade-outs” a todos los finales, cuando aún se intuyen más gloria, más pasión) en discos como “So Many Rivers” o “Womagic”. Sin embargo, fue en la saga “The Poet” en la que alcanzó lo más parecido a la celebridad, gracias a unos tiempos propicios (hoy en día esa relevancia sería impensable), al final ya de la época disco.

Descanse en paz, pues, Bobby Womack. Te echaremos en falta.

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s