Publicado el

Poco dinero y mucha inspiración (“The Texas Chainsaw Massacre”)

La vi en Bilbao, junto a mi pareja de entonces (una chica sensible, hecha y derecha, pero empeñada en ser dura, que debió tener pesadillas durante varias semanas), en el cuarto año de mi carrera de Bellas Artes: 1988, probablemente. Aun quedaban cines urbanos; de esos de grandes plateas, a dos patadas de la casa de uno. No me sobraba el dinero; ni siquiera ese año, el primer curso en el que cobré una beca decente. Así que dejaba los gastos en cinefilia sólo para las ocasiones realmente especiales; y ésa película, se decía, era imprescindible verla.

Puede que necesite un engrasado. ¿Voluntarios?…

“La matanza de Texas” es una película de serie Z que produce un efecto de superproducción. Me refiero a la proporcionalidad del impacto respecto al presupuesto, claro; aunque todos sepamos que se pueden gastar 200 millones de $ en una perfecta gilipollez (hay numerosos ejemplos). Al menos yo hablo por mí, ya que es cierto que el desasosiego, que aun recuerdo con una especie de “placer” -y no he vuelto a ver la película completa: temo que me decepcione y la “magia” se esfume-, es de los que uno siente de forma genuina, presionado contra el asiento, paralizado, sin apenas rastro del efecto distanciador de lo “intelectual”: puro terror primario, animal.

Por lo tanto, es un producto audiovisual de tremendo mérito esta “matanza” (casi literal: se sabe que muchos de los actores han muerto a una edad no muy avanzada; aunque el gigante islandés, NO NORUEGO, Gunnar Hansen, aun disfrute de su corpulencia). Yo no diría “obra maestra”, un término del que se abusa, ya que a éstas se les supone una perfección de todas sus partes; un equilibrio que, además, trasciende los siglos.

Lo que sí es evidente es que en 1974, en unas condiciones demenciales y con cuatro “pavos”, unos pocos chiflados fueron capaces de darle forma a una pesadilla, al tiempo que resolvían problemas técnicos elementales con una eficacia y dignidad contundentes. Gran parte de la creatividad consiste en eso (lección que aprovecho enviar a los que fueron o serán mis alumnos). Y esto resulta evidente en varias secuencias y escenas de este “grand guignol” surrealista y sangriento. En un artículo de “El País”, publicado hoy, se mencionan algunos.

¡Cuidado con “cara de cuero”!

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s