Publicado el

¿RELATIVISMO O TRABAJO?

Una vieja polémica parece querer prolongarse en el tiempo; y, al cabo de los meses, ciertos rezagados (no se lo reprocho: es mejor que te hagan algún caso, siquiera tarde, que ninguno) continúan dedicando su tiempo a “atizarme”, dado que lo que un profesor no debe hacer nunca es replicar en público a un alumno; no, de ninguna manera, a uno/a que -en público, sí- me ha puesto a caer de un burro: sin demasiados argumentos, ni contrastando sus opinones con otras muy diferentes; que haberlas haylas, aunque ÉSAS NUNCA SE ESCUCHEN (“¡inicuo el zarandeo moral, válgame Dios, incluso si lo hace en formato “anónimo”!”… Pero, lo siento, es verdad: aquí nos conocemos todos; o casi). Desconozco en qué artículo de la Constitución dice eso acerca del silencio docente (¿una especie de “secreto profesional”?). Pero de lo que sí estoy seguro es de que en ella se consagra la libertad de expresión (y, supongo, el derecho a réplica). En otras instancias, además, la libertad de cátedra.

No quisiera continuar adelante sin dejar bien claro que mi grado de autocrítica sería difícil de glosar en pocos párrafos; y los que me conocen DE VERDAD saben que no exagero ni un ápice sobre este particular. No me hago responsable, esto sí, de las deficiencias formativas arrastradas por los alumnos que me tocan en suerte; o de su falta de dedicación, atencíon, trabajo diario y RESPETO; debido éste, me temo, al que nos enseña (o lo intenta). A lo largo de décadas, o siglos, estos valores han estado claros. Pero ya sabemos que ahora todo el mundo tiene derecho a opinar sobre algunos asuntos (como, por ejemplo, qué asignaturas debería aprobar mi niño y con qué calificaciones; especialmente si éstas no son “troncales”, que las otras son puro “relleno”).

Les contaré una anécdota: un alumno de 2º de Bachillerato ha aprobado la asignatura de Cultura Audiovisual en “repesca”. ¿Su calificación en las pruebas objetivas?: un 2´25.¿Sus méritos?: ser capaz de agarrarse a un flagrante defecto de forma, que no viene al caso pormenorizar. No sé si esto es lo que la sociedad espera de este individuo concreto -su capacidad para convertir el fraude o la maquinación en mérito-; o si pretenden los ciudadanos de este sistema educativo que siempre los complazca, incluso si en absoluto se lo merecieran. ¿Y qué es el “mérito”?, se preguntarán no pocos: es un concepto que, como antes mencionaba, hace ya unos cuantos años estuvo muy claro. Me temo que ahora es algo discutido y siempre discutible. ¿De qué me suena esto?…

En el reino de lo “relativo”, esta postura FRAUDULENTA y casi unánime de la sociedad, insisto, desvirtúa el verdadero empeño; el verdadero trabajo concienzudo y el esfuerzo, que, de esta manera, se “penaliza”… “¿Para qué esforzarse y trabajar en serio, si cualquiera puede poner en evidencia a estos pobres y sumisos profesores, infelices que se creen que lo que enseñan le importa a alguien?”… Y si algunos creen que este problema de “perspectiva” no tienen NADA QUE VER con las gravísimas deficiencias y crisis que arrastra esta sociedad, entonces es que no son capaces de comprender nada. Lo lamento.

A propósito: los materiales utilizados a lo largo del curso 2012-13 en la asignatura de Cultura Audiovisual son LOS MISMOS que se manejaron en el curso o cursos anteriores, sólo que CORREGIDOS (ciertamente, algunos lo necesitaban de forma urgente) y AUMENTADOS. Además, y esto es cierto, el profesor de la asignatura se tomó la molestia de elaborar, personalmente, otros muchos; no siempre al alcance, me temo (y esto lo reconozco), de los que sólo esperan “esquemas y formulitas” para quedar bien en un examen; o no lo suficientemente simples para allanar, sin sobresaltos, los más ingenuos caminos… ¿del éxito? ¿Qué “éxito”?… Y remato esta cuestión: los alumnos pudieron contar, DESDE EL INICIO DEL CURSO, con la lista de preguntas de la propia P.A.U.; con sus correspondientes respuestas: si no se tomaron la molestia de preparárselas, es porque no les dio la santísima gana.

Les guste o no a algunos padres escuchar esto, UNA PARTE IMPORTANTÍSIMA Y DECISIVA de lo que es y en qué se convierte el proceso formativo de sus hijos -y, en este sentido, cualquier asignatura del currículo- SON ELLOS MISMOS: su trabajo, su atención y consideración; su esfuerzo y su interés. Lo demás, tengo que decírselo con absoluta franqueza, son sólo subterfugios y excusas.

Sin duda, procuraré que la asignatura crezca y mejore en este curso que ahora empieza. Así es como yo trabajo: SIEMPRE (otra cosa es que no se valore… pero ésa es otra laaaaarga y aburrida historia). Además, estoy seguro de que los alumnos que han apostado por esta humilde especialidad -y, en parte, por su aun más insignificante docente- lo han hecho, este año, con verdadero interés y curiosidad genuina; no sólo por encontrar en mi aula un “divertimento” fácil de solventar (¡y con notas brillantes!).

Sólo echaría de menos, en estas páginas, las iniciales de R. A., S. T., D. E., P. M., L. P., G. B. o N. C., quienes, de alguna manera y en algún momento, agradecieron mi labor y la respetaron. Por ellos trabajo, y en ellos encuentro el sentido a todo esto. Es una pena que de ellos nunca se escuche nada.

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

2 Respuestas a “¿RELATIVISMO O TRABAJO?

  1. Dahir ⋅

    Muchas gracias Carlos y mucha suerte, la mereces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s