Publicado el

Mr. Turner

Ya tuve el placer de ver la película de la que os escribí un adelanto, días atrás. En efecto, de un auténtico placer puedo hablar, pues “Mr. Turner” no me ha decepcionado.

Tal vez debiera describirla con un término del que se tiende a abusar, y que puede parecer un tanto cursi: la palabra “fresco”. Pero, si entendemos “fresco” como una obra de grandes dimensiones y con un programa iconográfico y narrativo amplio, entonces puede que ésta sea la palabra que mejor describa la que, después de todo, se trata de la biografía (parcial) de un extraordinario pintor.

Así pues, gran fresco, más descriptivo que narrativo; victoriano, para más señas. Aunque éste va más allá de los tópicos que asociamos a semejante idea -recatada, imperial y altiva-, lo cual se convierte en su gran virtud, pues resulta lo de menos tan habitual afán descriptivo (del mero y susodicho telón de fondo histórico), para resaltar lo que realmente importa: los personajes que lo pueblan.

En este sentido, se podría decir que Leigh reconstruye un escenario de un naturalismo impecable (a veces también implacable), curioso indagador de los seres humanos que pululaban entre las miserias de un mundo duro y real, a pesar de tratarse de la capital del más inmenso y rico imperio de la historia: Londres y alrededores.

El trazo con que dibuja dichos personajes es, como ya he dicho, realista hasta el naturalismo. No renuncia Leigh a la empatía, ni tampoco a la compasión, pues vemos a todos estos personajes atrapados en la enorme red de convenciones y de represiones clasistas, hasta la asfixia. Aquí no hay héroes, sino personas reales, llevando vidas reales; alcanzando, hasta donde pueden y sus propias taras se lo permiten, cierto grado de dignidad… y hasta de libertad.

Me gustaría añadir que un conocimiento, más o menos profundo, de las circunstancias, hechos, corrientes ideológicas y artísticas, nombres y personalidades -John Ruskin, John Constable o el desafortunado Benjamin Haydon- que definieron aquella primera mitad del siglo XIX en Gran Bretaña, ayuda a disfrutar de este fresco hermoso y honesto que es “Mr. Turner”, de Mike Leigh.

P. D.: Olvidé mencionar la importancia de disfrutar de esta joya en versión original: imprescindible, creo yo. Lo que me recuerda que Timothy Spall -aunque no sólo él- está realmente sublime. Comprobadlo.

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s