Publicado el

Micros (los tenemos por todos los lados y apenas reparamos en ellos, ¿no es cierto?)

El invento se puede atribuir a Johann Philipp Reis, a Antonio Meucci, a Elisha Grey o al más afamado de todos: Alexander Graham Bell, a quien se consideró, durante décadas, como único merecedor de este honor. El poderío anglo-sajón en el terreno político, industrial, científico y tecnológico, por supuesto, ha tenido su influencia en este hecho.

Imagino que habréis adivinado que el teléfono y el propio concepto de micrófono resultan indisolubles. Han pasado más de ciento veinticinco años, y el camino ha sido largo, complejo y fructífero: el nivel de sofisticación y perfección alcanzado ha sido, desde hace ya décadas, extraordinario. Pero el modesto micrófono, junto a la totalidad del equipamiento de grabación y mezclado del sonido, en comparación con las cámaras -con lo puramente visual-, han pasado casi desapercibidos. Sin embargo, baste con reparar en el hecho de que la “Alta Fidelidad” ya llega sobre el cambio de décadas entre la de los 40 y la de los 50; y que, sobre todo a partir de la siguiente, ya se había hecho auténtico honor al término “Hi-Fi” (High Fidelity) con grabaciones históricas y prácticamente perfectas (a pesar del inevitable “hiss” que el rozamiento de las cintas producía en los cabezales magnéticos; por no hablar de la aguja sobre el vinilo).

Piénsese, además, en cómo cualquier formato de película amateur -de super 8 o 16 mm., por ejemplo-, o un vídeo analógico primitivo (en torno a las décadas de los 70 y los 80), pueden contar con bandas sonoras, a veces, descompensadas. Dicho esto en el sentido de que imagen -en B/N o de colores saturados; y llena de ruido– y sonido -tal vez grabado con un “Nagra” analógico profesional y con un magnífico micrófono- parecen pertenecer a épocas tecnológicas distintas. Resumiendo: se llegó a alcanzar la cuasi-perfección en el sonido “medio” bastante antes que en la imagen “media” en movimiento. Aún hoy resulta difícil considerar que haya habido una homologación de ambos aspectos del binomio audio-visual. Se diría, de hecho, que es el sonido, actualmente, el que ha salido perdiendo. Aunque, como diría Moustache en “Irma la dulce”, de Billy Wilder, “¡ésa es otra historia!” (y bastante compleja).

Resulta paradójico, a estas alturas, caer en la cuenta de que las tecnologías digitales han resultado más bien perjudiciales para la captación y la reproducción sonora; que prácticamente ha desaparecido el concepto de “Alta Fidelidad” del imaginario colectivo, así como de los entornos más cotidianos. No obstante, si en algo han ganado los micrófonos -¡y los altavoces!- estos últimos años es en su accesibilidad, ubicuidad y miniaturización. Esto no se puede negar. Por supuesto, todo tiene su cara y su cruz.

Os animo a echar un vistazo a esta página, en la que se hace un repaso bastante exhaustivo al invento del micrófono. Tampoco está mal esta otra. Creo que merece la pena.

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s