Publicado el

Martin, el Quinto

https://i2.wp.com/noticias.beatlesperu.com/wp-content/uploads/2012/01/george-martin.jpg

Mi padre no compraba discos de los Beatles: ellos eran “esos melenudos”, de sonido sucio y “jipi”. Lo entendí mejor -esa forma de ver las cosas- un día en que encontré, por casualidad, una reseña de “Help” en un recorte del diario “Alerta”, que forraba uno de los viejos libros de mi abuelo. Las referencias condescendientes y displicentes a los “melenudos” llenaban la columna. Creo recordar que el tribulete cinéfilo convenía que la película se dejaba ver… ¡a pesar de la greñuda y ruidosa aportación de los de la Pérfida Albión!

Así pues, habíamos quedado en que mi padre no compraba discos de los Beatles. Pero sí compraba discos de Franck Pourcel con versiones de temas de los Beatles: era ésta la máxima concesión a las nenazas de pelo largo que mi buen padre estaba dispuesto a hacer al cuarteto. Lo cierto es que ese disco -“Frank Pourcel Meets The Beatles”- me acompañaría buena parte de mi infancia; y aún lo conservo… Su producción y sonido es excelente, por cierto… Para mi padre la cosa estaba clara: las melodías eran preciosas, pero no estaban arregladas ni interpretadas, originalmente, según los “cánones” de la verdadera eufonía clásica. Por supuesto, mi padre no podía reconocer hasta qué punto las directrices socio-políticas de aquel tiempo, en España, estaban influyendo en sus prejuicios de buen burgués de provincias, con educación más o menos esmerada y anti-británica, comme il faut.

En mayor o menor medida, mientras disfrutaba de las encantadoras adaptaciones muzak del “Obla-Di Obla-Da”, “Hey Jude” o del submarino amarillo, esas ideas pudieron afectarme un tiempo; pero no demasiado… Enseguida apareció una cassette del “Abbey Road” en el coche de mi padre (un préstamo, que se esfumó como vino); y lo cierto es que, a pesar -¿o debo decir gracias a ello?- de mis tempranas y confusas influencias “Prog-Rock” o “Rock”, a secas, ese disco me deslumbró… Pasarían muchos años antes de redescubrirlo en una nutrida y animada fiesta casera en Sevilla. Pero ésa es otra historia, y no debo desviarme.

 

Pourcel-Beatles-Reduc

 

A donde yo quería llegar es al hecho de que, si mi padre hubiese tenido la oportunidad de conocer y tratar al gentleman que asistía a los melenudos en el mítico estudio londinense de EMI, Sir George Henry Martin, le habría parecido lo que era: un caballero mal remunerado pero excelentemente formado; un tipo refinado, educado, generoso, sabio, prudente… y conservador. Sin duda, aquí radica la ironía. Claro que, aparte de esto que apunto, un universo los separaba; un universo que nada tenía que ver ni con ellos ni con sus propias opciones y /o expectativas personales, entiéndase.

Hoy puedo decir, además, que George Martin estudió oboe en su juventud, lo cual, de algún modo, cierra una especie de “círculo poético”, ya que mi propia hija toca este dulce pero exigente instrumento… Vivió Sir George, sin duda, una larga y fructífera vida, no exenta de éxitos y de amarguras: recuerdo un reciente documental sobre su trayectoria que, si no recuerdo mal, produjo la BBC (tal vez la ITN; lo menciono de memoria). En el susodicho, el bueno de Martin contempla -con no muy disimulada amargura, aunque sereno y algo distante- lo que significó su paso por la EMI. Asimismo, muestra lo que ha sido del viejo arte -¡y negocio!- de la música popular, en todas sus variantes: su desmantelamiento, básicamente. La clase y la templanza de alguien que observa desde la lejanía lo que está perdiendo ya su pátina de mito; la mirada conmovedora del que formó parte de aquéllo, pero nunca se dio demasiada importancia… a pesar de que sin él nada de aquel deslumbrante fenómeno hubiese sido posible; o, al menos, difícilmente hubiese sido lo mismo.

Mi padre no compraba discos de los Beatles, lo que me ha privado de contar en mi colección con aquellas ediciones, que hoy estarían bien revalorizadas. Pero sí compró, una vez, un disco E.P. de Cilla Black en el que se podía escuchar un inédito de “Lennon & McCartney”… Produced by George Martin in Abbey Road, of course.

Descanse en paz.

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s