Publicado el

Señuelos (“la vida es esa cosa que (se) te pasa mientras opositas”-I)

Podrá leerse el final de esta desternillante o conmovedora serie breve justo AQUÍ.

Hace días “sorprendía” a algunos seguidores (debo tener un total de cinco) con una confusa diatriba de sospechosas y trasnochadas connotaciones reaccionarias. Parecía decir un servidor -entre otras incongruencias- que la disgregación ofrecida por la libre expresión de las ideas (esto es, precisamente, lo que yo pongo en duda: su libertad) a lo largo y el ancho de banda; creciente, tal expresión, en forma geométrica y exponencial, por unidades temporales cada vez más cortas; es, como decía, justo lo opuesto a la democracia; o a la libertad; o, incluso, a la inteligencia. ¡Bien!: las apariencias a veces no engañan… Pero esta hipóteis no es, ni siquiera, original: estoy seguro de que Zizek, Todorov o Houellebecq ya lo han planteado, mucho antes que yo, de manera más brillante.

Ciertamente, la deriva desmesurada e inabarcable de la información-opinión no ayuda al progreso: ¡no necesariamente! Tal vez, incluso, muy al contrario. Un buen ejemplo de ello son las leyes que pretenden paliar algunas de las más inveteradas realidades y esencias humanas: las llamadas “leyes de la memoria histórica” o “contra la violencia de género”. Bienintencionadas o no, lo que cada día resulta más obvio es que sus efectos son, más bien, contraproducentes. Esto es algo que no va a reconocer la Neo-iglesia Neo-inquisitorial de las Buenas Esencias del Empoderamiento Anti-hetero-teo-patriarcal (de acuerdo: esto que ahora postulo SÍ es político); pero sus planteamientos revisionistas de “primer curso de revolución cultural” anti-libertaria -no precisamente muy sutiles e ignorantes de aquéllas inveteradas esencias- revuelven al avispero de los antirrevolucionarios, a menudo armados éstos (¡y aliados!) con los argumentos más aplastantes: los de la más elemental decencia y los del más prístino sentido común.

Por supuesto, aquéllos que sí se pueden considerar como reaccionarios puros y violentos vocacionales, gozan ante el espectáculo de los “provocadores”: así su “misión” cobra sentido. En definitiva, los extremos provocan y dan alas a sus facciones simétricas: tanta torpeza podría parecer enternecedora, si no fuera tan peligrosa.

En todo caso, y al margen de mis disquisiciones más genuinamente políticas: me reafirmo en mi necesaria y legítima puesta en duda de cualquier dogma. Superados los más clásicos, y alcanzado el éxtasis más radical y conceptual de los modernos y pos-modernos a lo largo del siglo XX (un auténtico callejón sin salida), me rebelo de forma individualista, y ya privado de toda esperanza… ¡que no sea la mía propia!; es decir: de aquélla que dimane de mí mismo; resignado, si fuese necesario, a la irrelevancia y al “silencio de Dios”: de ése que nos da sentido y nos impulsa (a veces lleva nombre de filósofo o de crítico de arte). Y, si hay que pasar por la figuración fotográfica, ¡pues se pasa!

A aquéllos intrigados por mi silencio: otro día prometo hablar (en otros foros, seguramente) de LAS OPOSICIONES; de las INTERINAS: de su ruina, de su injusticia, de su crueldad, de su absurdo, de su desolación, de su insolvencia, de su destrucción, de su vómito, de su estupidez, de su españolidad, de sus derrotas (por definición, son la mayoría), de su inoperancia, de su impotencia, de su naturaleza letal y obsesiva, de sus trampas, de sus corruptelas, de su inutilidad, de su estupidez, de su inutilidad, de su estupidez, de su inutilidad LETAL, ¡de SU LETALIDAD INÚTIL!… ¡Ah, pero nadie mentará una Ley Sacrosanta contra la destrucción letal, obsesiva, vomitiva, destructiva, estúpida, hispano-derrotista e inoperante-derrotada, desolada, cruel y asoladora de una muy hetero-homo-patria-matria-transversal generación, impotente y completa!… ¡JAMÁS!: mencionar lo más grave, extendido y urgente, se considera subversivo; y aparta a las masas estúpidas de los mil señuelos que las sobrevuelan.

Disfrutad, pues, de vuestras reivindicaciones divisorias y de género, mientras acaban con tod@s… como diría Mr. Arcadio Sword: “¡mi liberada!”.

P.D.: La verdadera “brecha salarial” -un abismo, más bien- la padecerán/padeceremos los “prescindibles” del E.R.E. masivo y cuasi-estatal en Educación (ya irán cayendo, poco a poco, otros colectivos), a partir del próximo primero de septiembre. Y los caídos serán de los dos o tres sexos, sin discriminación que valga: todo un “logro social”. (E.R.E.: Expediente de Regulación de Empleo. En román paladino, significa “echar a la gente a la puta calle”).

 

Anuncios

Acerca de ofisiswithoutastone

There´s is more to the picture than meets the eye... http://sisifoavejentado.blogspot.com.es/ http://balzueleye.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s